Rolling Roadshow Tour – Trilogía del Dólar, en Almería

Cuando Tim League decidió que su 2008 Rolling Roadshow Tour traspasaría por primera vez las fronteras de Estados Unidos, desde su Texas de origen, para homenajear al maestro Sergio Leone, a los aficionados almerienses al cine, al western, a nuestro paisaje cinematográfico…nos tocó el gordo de la lotería; y a los numerosos aficionados europeos, el segundo premio, por aquello del largo desplazamiento que su tremenda afición por el western europeo les “obligaba” a hacer, al estar ante una ocasión única.

Los que llevamos años, desde una gran modestia, luchando por recuperar y reivindicar la gran importancia que ha tenido y debería seguir teniendo Almería en el panorama cinematográfico, no podíamos dar crédito cuando se nos ponía delante este reconocimiento mundial a la Trilogía del dólar, de Sergio Leone, nada más y nada menos que en los propios lugares de rodaje, a los que hemos peregrinado decenas y decenas de veces para repetir fotos una y otra vez y para escenificar la nostalgia de aquellos gloriosos días.

La presencia de Quentin Tarantino añadió en su momento el gran boom mediático que necesitaba el evento, ya de por sí impresionante. Días antes del inicio se anunció que Tarantino no podía asistir. Una pena, pero más pena supone aún que alguien haya dejado de venir por ese motivo: un error garrafal por su parte.

Leone, Eastwood, Wallach, Volonté, Lee Van Cleef, Morricone, Almería y sus míticos escenarios…¿alguien podía dudar si merecía la pena venir?

Toma 1. Viernes, cortijo El Sotillo: Por un puñado de dólares

Nos presentamos a la primera cita varios miembros del foro almeria_cine; a la llegada al cortijo El Sotillo, la puesta en escena ya impresiona, con una pantalla hinchable de 14×9 metros, y un equipo de proyección y sonido excelente de la empresa Jarry. Todo está dispuesto dando la espalda a la escena inicial de Por un puñado de dólares, con la pantalla en el lugar en el que Joe bebe agua del pozo, y el edificio del cortijo El Sotillo, intacto, desde hace años hotel de cuatro estrellas, a nuestra derecha.

Evidentemente, la organización infravaloró el poder de la luz almeriense, y el comienzo de la película a las nueve de la noche era una quimera. Daba igual, pues fueron momentos especiales para ver por allí a personajes conocidos como el productor Tomás Cimadevilla, la directora Lola Guerrero, los escritores Carlos Aguilar y Anita Haas, que nos comentaban que esta próxima semana presentan en Italia el libro que, conjuntamente, han escrito sobre el actor John Phillip Law, quien no podrá asistir a la presentación de ese merecido homenaje, pues falleció en mayo pasado.

Tim League presentó el evento, comentó que es la primera vez que cuentan con esponsor en sus tours (Diputación de Almería, Ayuntamiento de Nijar-Nijar Film Office, por citar sólo a los locales); en estos que más nos atañen, deseamos fervientemente que cunda el ejemplo. Entre los varios centenares de asistentes, más de un tercio levantaron el brazo indicando que venían desde fuera de Almería. Dispuesto el público en espectadores VIP, madrugadores que pillamos silla de la organización y otro número similar que se acomodaba en sus propias sillas playeras o incluso en el suelo.

La película se ofreció en su versión americana, con subtítulos en español añadidos manualmente, frase por frase. Y eso cada noche de las tres.

El programa, el lugar, la predisposición del público, la noche climatologicamente perfecta…con esos ingredientes lo único que podía pasar es lo que pasó, con una concurrencia entregada, que coreamos con aplausos y jaleos desde los créditos iniciales hasta cada aparición del escenario en el que estábamos y cada respuesta sarcástica de Clint/Joe, con un final apoteósico…todo al más puro estilo de aquellas terrazas de verano en las que el cine era auténtica fiesta.

Cortijo ‘El sotillo’

Toma 2. Sábado, Los Albaricoques/Aguascalientes: La muerte tenía un precio

Si bien es cierto que Quentin Tarantino no vino a Almería, algo suyo tuvimos aquí, pues las copias exhibidas de Por un puñado de dólares y La muerte tenía un precio eran de su colección particular.

Qué decir del día de Los Albaricoques; faltan las palabras. El patio de butacas era la propia era, la arena en la que el coronel Mortimer y el Indio se retan a muerte mientras el Manco hace sonar el famoso “carillon”. Ese día, el mejor sin duda para la mayoría de foráneos, por ser sábado, nos encontramos allí con un lleno hasta la bandera.

La grata espera hasta que la noche permitiera el inicio de la película nos permitió conversar con amigos del sector cinematográfico almeriense, como Pepe Collado, el responsable de la empresa de transportes y servicios cinematográficos Collado o Plácido Martínez, mítico sheriff del Minihollywood y desde hace tiempo en labores de producción también. Durante la charla queda patente que en Almería se sigue rodando y siguen llegando proyectos muy interesantes, pero es deseable una mayor coordinación entre las distintas administraciones para facilitar a las productoras el trabajo en nuestra tierra, en beneficio de todos.

Conocimos a auténticos frikis del espaghetti western, como Sebastian Haselbeck, llegado expresamente desde Alemania, y otros miembros de su foro, venidos desde Inglaterra. También superaba la decena el número de norteamericanos que se desplazaron para este evento.

Cimadevilla y un amigo, a pesar del calor de la noche, volvían a aparecer con sus vistosos ponchos, estos, a diferencia del de Clint, sí comprados en Nijar; pero esa noche la aparición estelar la protagonizó Nacho Vigalondo, que al día siguiente nos ofrecería una acertada presentación del El bueno, el feo y el malo.

Los Albaricoques nos estaba ofreciendo una puesta de sol increíble, cuando la monumental pantalla empezó a desplegarse con el Así habló Zaratustra: ¡impresionante!

En Los Albaricoques no cabía un alfiler: las sillas “oficiales”, las playeras, los poyetes de la era, las aceras, el suelo, un descapotable que se acercaba un poco en plan autocine.

La muerte tenía un precio es un deleite para los amantes de Almería y sus escenarios cinematográficos, y así quedó demostrado en las muestras de emoción que se sucedieron durante una noche inolvidable, en el propio lugar donde se rodó el más famoso duelo de la historia del cine.

La era de ‘Los albaricoques’

Toma 3. Domingo, cortijo del Fraile: El bueno, el feo y el malo

Quizás el cortijo no fue la elección adecuada para la proyección de esta película, sobre todo contando con que la empresa propietaria de la finca y edificio -por llamar a esta ruína con el respeto que merece- limitó a sólo 150 personas las que podían entrar en su propiedad. A pesar de los esfuerzos de los organizadores y de que se cortó el camino de acceso a partir de cierta hora, con el consiguiente descontento de muchos aficionados, a los que pareció no llegar bien la información, pues se comunicó sólo en la rueda de prensa, ni se supieron explicar bien los motivos de la limitación, allí nos congregamos más de doscientas personas, en una noche un poco ventosa, lo que en aquel desolado y bellísimo páramo se traduce en que pasamos un frío del carallo.

De nuevo dimos la espalda al escenario real -desconocemos los motivos- y se situó “el patio de butacas” mirando hacia las minas de oro, con el cortijo, “de cuerpo presente”, a nuestras espaldas. Además, en un sitio nada resguardado del aire. Suponemos que tendrá su explicación lógica.

Como almerienses, apasionados del cine y de nuestro parque natural, nos avergüenza que anoche los visitantes europeos y americanos vieran el estado en que se encuentra el edificio, que la empresa Agrícola La Misión acordonó convenientemente para evitar alguna desgracia si un curioso, con poca luz y desconocedor del lugar, se llega a despistar por las entrañas de este espectro de la cultura nijareña y almeriense , que ejemplifica como ningún otro lugar la desidia que se instala en la gran mayoría de nuestros políticos, reflejos, por otra parte, de la propia dejadez almeriense.

La duración de BFM hizo que nos dieran las tantas en aquel paraje fantasmagórico y mágico, mientras se sucedían escenas almerienses y burgalesas, que nos hicieron recordar las iniciativas de nuestros amigos de Salas de los Infantes (Burgos), que proyectaron hace dos años esta gran película, la mejor de la historia según Tarantino (razón por la que la copia que vimos el domingo se tuvo que traer de Inglaterra, pues Quentin no quiso “soltar” la suya). El recuerdo de una visita pasada a los escenarios de Burgos, nos ayudaba a soportar mejor el frío, pues ni de lejos lo podríamos comparar con el que haría en el fresquito verano burgalés cuando convirtieron el cementerio de Sad Hill en sala de cine estrellada y fiesta multitudinaria.

Tim League cerró este fin de semana inolvidable agradeciendo a todos los implicados su participación e invitando a algunos valientes VIP a iniciar la tercera fiesta del ciclo, esa noche, como la anterior, en el santuario gastronómico y cinéfilo en que ha convertido Manuel Hernández su Hostal Alba

Nosotros nos despedimos, no sin antes acercarnos a Tim para manifestarle nuestro más sincero agradecimiento por la iniciativa.

El Cortijo del Fraile

Juanen
almeria_cine

Anuncios

2 comentarios en “Rolling Roadshow Tour – Trilogía del Dólar, en Almería

  1. Soy uno de los que han podido disfrutar de tan fantástica experiencia. Mi pareja y yo nos desplazamos desde Barcelona y pasamos 4 días en San José sólo para poder asistir a las proyecciones.

    Ha sido una experiencia mágica. Resulta difícil describir el momento mágico que se ha generado en San José dirante esas 3 noches. Y seguro que Leone habrá soltado alguna lagrimita allí donde se encuentre.

    El pistoletazo de salida en El Sotillo fue espectacular, pero la magia de la proyección en Los Albaricoques…. El cierre en el Cortijo de Los Frailes,…eso ya no tiene nombre que lo describa.

    Estuvimos a punto de perdernos la última proyección. Nos habíamos acercado a Los Frailes temprano, pero volvimos para atrás para buscar unos bocadillos y al regreso nos encontramos con el camino cortado por la policía y la organización, y a otros varios espectadores a los que se les impedía seguir camino hasta el cortijo. La razón: se había acordado un límite de aforo (150 personas) con el propietario del cortijo y ya se había alcanzado, con lo que ya no podíamos tener acceso al lugar.

    Tras un tira y afloja, en el que algunos asistentes de desanimaron y dieron media vuelta, decepcionados también por ver como a algún privilegiado se le permitía el acceso y a ellos no, como el propio Vigalondo (entiendo que invitado de excepción) , logramos convencer a los organizadores (ayudados por la propia policía que se puso de nuestro lado), argumentando que el grupo que nos encontrábamos allí (unas 20 personas) era lo suficientemente reducido como para que no desbordara la capacidad del cortijo.

    Al final se acordó seguir camino hasta el cortijo, y todos corrimos hacia los vehículos y montamos en ellos. Fue una escena digna del western que íbamos a ver minutos después: avanzando en caravana mientras el sol se ocultaba por el horizonte, camino de la proyección. Fue una escena mágica el sentirse partícipe de aquella serpiente de faros que avanzaban en la oscuridad, entre el polvo del camino pedregoso que llevaba al cortijo de Los Frailes.

    Todo estuvo de nuestro lado. Llegamos tarde, de noche, pero instantes antes de que se iniciara la proyección, con las notas de Morricone saludándonos al llegar mientras nos acomodábamos en los asientos.

    La noche del 7 de junio, en los Albaricoques creo que, por diferente motivos, fue la mejor proyección de las 3 (en algunos blogs también lo afirman).

    Un instante mágico: la gente del lugar, sus descendientes y aquellos que nos habíamos desplazado hasta allí, sentados unos en sillas, otros en el suelo, otros recostados contra las paredes de los portales de las casas, en el lugar donde acontecía la acción que contemplábamos en aquella pantalla gigante, con aquella fusión extraña de tiempos, de pasado y presente, de realidad y ficción fundiéndose en no se sabe qué. Con la única luz del foco de proyección y la de un cielo repleto de estrellas.

    Sé que a más de uno se le debió erizar el vello.

    Mágico.

    Os pongo el enlace donde ver algunas imágenes y clips que tomé en esos días.

    http://cinexilio.yuku.com/topic/4840?page=2

    Sailor

    Me gusta

  2. Antonio Ruiz

    Hola: veo todo muy bonito por buestra parte la de describir los momentos magicos del western en Almeria, esto no es una critica asia vosotros, todo lo contrario, pero quiero exponer mi idea, si me lo permitis. Fui el niño actor de las peliculas de la muerte tenia un precio y el bueno el feo y el malo, y munchas mas, autor y directo de acción del poblado de Alfredo Fraile, buscando que el turismo se centrara en nuestra tierra, pero nunca fui reconocido.
    si quereis mas datos, o fotos de esa epoca, no lo dudeis os la mando.
    antonio_especialista@hotmail.com.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s